domingo, 16 de marzo de 2014

Tú mismo eliges, una de dos:
o me obligas a subir el volumen de la música y te largas,
o te acercas y me comes a besos;
si vas a quedarte tan solo a doler ya puedes no aparecer nunca.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada