domingo, 16 de septiembre de 2012

Has sido la soga que me sujetaba lejos del suelo, entre las nubes, pero al mismo tiempo me ahogaba; ya fue suficiente, no iba a mantener más tiempo la cuerda atada a mi cuello. Las cicatrices que me dejaste ya han sido demasiado serias para seguir allí, era más grande el dolor que la satisfacción de estar por los aires, lejos de la realidad. Volver a tocar el suelo no ha sido nada fácil pero seguir arriba con tanto dolor no era mejor solución. La culpa fue mía por querer atarme a tal locura, ahora ya he comprobado que es mejor tocar con los pies en el suelo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada