miércoles, 26 de septiembre de 2012

Si te paras a pensar en las personas que se han cruzado en tu vida, desde aquella que solo la viste un día y nunca más te habló hasta aquella que apreció por casualidad y sin la cual ahora no podrías vivir, te das cuenta de que cada persona que pasa por tu vida te enseña algo; siempre hay un motivo por el qué una persona se cruza en tu camino. Algunos aparecerán para hacerte ver que no todo es siempre de color de rosa, te harán sufrir y con ello aprenderás y te harás más fuerte, otros aparecen para secar tus lágrimas, te harán ver claros tus errores y te ayudarán a levantarte cada vez que tropieces. Puede sonar increíble pero es así, toda persona que conoces aporta algo nuevo a tu vida y si no me crees párate a pensarlo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada