sábado, 9 de noviembre de 2013

Me arriesgué sabiendo que cada elección se volvería recuerdo en un futuro muy cercano y, ahora, aquí me hallo, recordando; cada gesto, cada instante vivido, ha quedado grabado a fuego en mi memoria. Recuerdos que algún día provocarán sonrisas en vez de lágrimas, recuerdos dolorosos que con el tiempo se volverán preciosos. Si algo una vez te hizo sonreír no puede doler toda una vida.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada