domingo, 13 de septiembre de 2015

Sábanas azules

Le tengo pánico a dormir sola pero sigue tú a tu bola, allí dónde tú crees hallar felicidad y refugio de conciencia; al pasado no quiero volver pero la herida nunca dejará de doler. Nunca di más a nadie pero jamás, en tan corto tiempo, llegué a recibir más engaños sobre mi piel. Las disculpas son aceptadas pero es de muy cobarde que sean obligadas. Contaría cada una de las estrellas para que volvieras pero sería perder el tiempo; igual que todo el que dediqué en quererte, cuando, de repente, volviste a aparecerte de la nada como todo aquel que no quiso querer, tan solo querías verme arder cuál ave fénix para algún día volver a renacer. Y así es que existió un 'tú y yo' pero que a un 'nosotros' nunca llegó. Me quedaré pensando que todo fue un borrón en el destino, una broma la cuál no hizo gracia alguna y por eso nunca repetimos. El corazón lo llamará injusticia; la razón, falsa ilusión.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada