viernes, 1 de febrero de 2013

Venden el amor con la 'm' de mentira, regalan los 'te quiero' sin sentirlos y pronuncian  los 'te amo' como un 'hola'; será por eso que he dejado de creer en 'para siempres' y he olvidado lo que era sentir que alguien te ayudará incondicionalmente.

El tiempo pasa y la gente cambia, un día te quieren y al otro te ignoran, pasas de ser importante a ser insignificante. ¿Como creer en el amor si hasta un simple amigo en dos días desaparece? Me quiero seguir negando la triste y asquerosa conclusión de que el querer a alguien siempre termina, pero cada vez me lo ponen más difícil.

Las decepciones llegan cuando tú estás dispuesto a hacer mucho por una persona que por ti no haría nada. Te ilusionas pensando que alguien haría por ti lo mismo que tú harías por él y cuando es el momento de comprobarlo te llevas la desilusión, tú lo das todo y no recibes ni la mitad.

Para volver a creer en ése tan precioso y a la vez repugnante sentimiento llamado 'amor' antes deberé comprobar que el termino 'amistad' no está del todo perdido, que en algún lugar escondidas quedan personas que de verdad valen la pena, de esos amigos que siempre están.

Y es que, en mi opinión, el verdadero amor entre dos personas nace de una bonita amistad; y en una amistad siempre hay amor, aunque no sea ese tipo de amor de pareja sino un amor de amigos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada