lunes, 25 de febrero de 2013

Por mucho llorarte nada nunca sanará; nunca nada logrará que me recuerdes. De tener tu apoyo a no ser nada, ése nada en tu memoria. Solo espero que mi recuerdo te sea agradable cuando alguna vez pienses en nada.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada