martes, 30 de julio de 2013

El ser humano es tan egoista, egocentirco, estúpido... Somos capaces de tener entre nuestras manos la cosa más maravillosa del mundo y nunca llegar a valorarla como es devido, parece que al haber conseguido algo hace que ese algo pierda todo el valor que le dabamos antes de que fuera nuestro. Dejamos de querer lo que tanto amábamos en un pasado. Sentimos decepción por hechos que nosotros mismos también realizamos hacia otros. Queremos que nos dejen soñar pero vamos rompiendo sueños ajenos. A saber si queda algún buen motivo para creer en las personas pero, ahora mismo poco ayuda el presente a ello.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada