martes, 16 de julio de 2013

Hay vidas de las que es mejor salir, salir de ellas sin hacer ruido, sin dejar rastro; pero cuando has asumido eso, vas por hacerlo tan bien como puedes y al intentar huir tropiezas con recuerdos, rencores, sentimientos... y provocas el ruido mas fuerte que podías causar. Decides esperar a que todo vuelva al silencio para poder irte de verdad pero por mucho que lo intentas, cada vez que quieres marcharte, haces ruido y se dan cuenta. Lo peor es el intento que hacen de retenerte que causa mas dolor que el propio intento de huída.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada