sábado, 1 de febrero de 2014

La tristeza compartida es soportable,
el dolor en compañía es superable,
las lágrimas a solas... ahogan.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada