sábado, 30 de marzo de 2013

Querría que alguien me entendiera, me escuchara y comprendiera como me siento, algo que queda como imposible. Encontrar una sola persona que eche de menos mi presencia, alguien quién de verdad valore mis sonrisas y quiera secar mis lágrimas; algo llamado amigo. Una persona que de vez en cuando, sin un motivo, quiera demostrarme con pequeños detalles que le importo, que me valora y que quiere verme bien; alguien que sepa que también puede contar conmigo siempre. Alguien que se dé cuenta de que llevas una mala época sin tener que decirlo y que quiera ayudarte de verdad. Hay veces que el pensar demasiado no es nada bueno. No suelo pedir imposibles, tampoco cosas que no merezco; dicen que das lo que recibes, ya no me lo creo. Ahora lo importante es desahogarme, que me entiendan es capricho. Papel y boli por amigos y fieles compañeros.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada