martes, 17 de julio de 2012

El que hace llorar tus ojos no merece tus lágrimas y el que molesta en tu cabeza no merece un solo pensamiento, lo sabes y aún así sigues sufriendo. Lo peor es no poder escoger con la razón lo que siente el corazón, y es una lástima dejar en palabras lo que se podría demostrar con hechos. No querer seguir con nada de esto y solo poder dejar correr el tiempo, dulce tortura.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada