miércoles, 11 de julio de 2012

Sentada en medio de la nada, ahí esta ella, la chica de ojos tristes, mirando hacía la nada, esperando algo que lo cambie todo. Sus ojos ocultan lágrimas, su cara tan blanca como pálida, una sonrisa caída, unas mejillas encharcadas, una expresión que no dice nada y lo oculta todo. El silencio la rodea y llueve, ella sigue ahí, ni siquiera le importa, las gotas de lluvia se juntan silenciosamente con sus lágrimas; larga tormenta que no parece nunca querer terminar. Sopla el viento, atrae el frío, truenos rompen el silencio del lugar; sigue ahí sin un paraguas, sentada silenciosa, mojada de la cabeza a los pies. Cielo oscuro, nubes negras; ella junto al tiempo se sienten igual.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada