miércoles, 4 de julio de 2012

Extraño el tú de antes y no soporto el de ahora. Confiar en alguien que ya no confía en ti y preocuparte por alguien que ya no desea verte sonreír es la peor manera de sufrir. Esperar el más mínimo detalle de cariño o aprecio, detalles que antes estaban y ahora ya no. Aguantar ser nunca primera opción en nada y estar ahí siempre para todo. Podrías pedirme cualquier cosa que si fuera para ayudarte la haría; pero, por tu parte, tus problemas ya no son los míos como antes. Algo en nosotros ha cambiado, no sé si tú o yo, quizá la amistad se perdió, por mi parte no...

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada