miércoles, 31 de diciembre de 2014

Adiós 2014

Parece ser que mi vida es un año bueno, otro de los malos y así en modo bucle. El año empezó mal, peor imposible y, por una vez, no por mi culpa; han sido de los peores meses de mi vida hasta la fecha y saco de todo esto que soy más fuerte de lo que creía, o como mínimo he salido más fuerte de lo que era antes; que el corazón no es de piedra pero puede transformarse en una temporada... Malditos meses desde el primer día de Enero, empecé las semanas del año entre lágrimas y han sido doce meses bastante inundados, y reconozco que un poco más y me ahogo. Ni la mitad de los que me conocen saben lo mal que he llegado a estar pero gracias a unos pocos he salido de todo esto, cansada ya de que medio mundo sea tan hijo de puta e injusto pero con ganas de seguir adelante, solo puedo asegurar que el karma existe y que de lo malo seimpre, siempre, se sacan cosas buenas. No me arrepiento nunca de mis actos, simplemente, mi único gran error siempre fué regalar cariño a personas que estaban dispuestas a mandarme a la mierda sin remordimiento alguno, y de todo esto saco que es mejor plantearse bien a quién confiar tu corazón. Como consejo del año me quedo con que aquí cada uno mira por su propio interés sin importarle lo que pueda hacer senitr a los demás, así que, por muy egoista que suene, toca mirar siempre primero como sentirte bien uno mismo; aunque, también, estos últimos días he vuelto a creer que quedan por ahí escondidas personas con algo de sentimientos.

Un cambio de número en el calendario no significa nada para mi pero me vale para una reflexión de las grandes. En estos meses me han sorpendido personas que daba por inexistentes y me han defraudado otras siendo muy distintas a lo que me demostraron ser el año anterior. Os confirmo que en un año una persona cambia, os aseguro que el dolor transforma a las personas, os juro que en un año puedes cambiar muchas cosas de tu vida; y yo lo he hecho, no soy la misma de hace unos meses y creo que eso es bueno; en la vida debes avanzar, no dejar nunca de ser tú pero ir cambiando igualmente.

Mandaría la mayoría del año al baúl de los recuerdos pero para enterrarlo en el fondo del más profundo de los oceanos. Se salva el año por los conciertos (año marcadísimo por la música que nunca me abandona y menos en las malas rachas), mis perfectos viajes y las queridas personas de siempre a las que debo mucho por tenerlas cerca en temporadas así. Lo bueno del año los momentos con amigos (algunos que se han ido lejos pero siguen a mi lado igual y otros que he conocido sin ver pero los tengo cerca virtualmente) y família, las fiestas y celebraciones con las personas que quiero; también está el fin de dos años con la calse de EMAV y todas las experiecnaias vividas y todo lo aprendido; mis queridos viajes por Londres, Alemania y mi querida Granada; los encuentros con famosos y los ratos con Carlos Latre; cada uno de los conciertos con las mejores compañias: Nach, Txarango, Dani Martín, OneRepublic y Maldita Nerea (la sorpresa del meet and great...). Si cosas buenas y que no quiero olvidar también he tenido, y no me quejo ni mucho menos. Y el Diciembre ha acabado siendo precioso, será señal de que se acerca una nueva etapa, quién sabe, he vuelto a creer en cosas que daba por perdidas o inexistentes... Me acabaré tragando el 'año nuevo, vida nueva', ojalá...

Me tomo todo lo que queda por llegar con toda la calma del mundo, paso a paso y sin correr, que la vida aunque sea corta es para disfrutarla detalle a detalle. Después de pasarlo tan mal va a tocar vivir a lo grande una temporada larga, tan y tan merecida...

¡A tomar por culo 2014, bienvenidísimo 2015!
                                                         A. Masip

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada