lunes, 19 de diciembre de 2011

Se que llego tarde y no pasa nada, esta noche las estrellas no se apagan. Hoy miro al cielo y me veo a mi misma ha pasado mucho tiempo pero sigo siendo una cría.
Espero que te acuerdes de cada tarde, que recuerdes mi amor como el de nadie, que no me falles y me digas que no importo, que todo fue mejor cuando empezaste con la otra.
Soy consciente o inconsciente si lo pienso, esclava del arrepentimiento... Que ya no veo los abrazos que decías, me jode enamorarme viendo tus fotografías.
Una caricia bajo esta luna media, parte de tu ser late y se conserva si tu supieras todo esto, vida mía, volverías a creer en lo precioso de esos días. No se que jode más si verte o recordarte, cuanto menos diste más pude yo amarte.
¿Pero que más da? ¿ahora que importa? Pasión que brindaban nuestras dos copas... La vida no me sacia desde que te fuiste.
He comprendido muchas cosas pero nunca deje de ser sincera en todos mis te quieros. Nada nos separa, más quisiera, vendería mis heridas si pudiera... Quizás te odie pero no puedo engañarme sigo amándote como aquella noche prometí.
El sol está apagado, las nubes lo recubren, siento cada día como se repite un lunes. Es complicado lo que siento, las lágrimas infieles ahora escapan por momentos, que son solo tonterías me decías, que yo era tuya y tu eras mio, o eso creía... Por ti por mi por los dos, por mi bien, por el tuyo, por el futuro que siempre juntos habiamos soñado.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada