domingo, 18 de diciembre de 2011

Una persona que normalmente no se enfada, no grita, normalmente callada y de hablar poco, una persona así es difícil de hacerla cabrear, pero si lo haces prepárate. Y es que uno ya se cansa de ir siempre de buena persona, aguantando y callando, llega un momento que no aguantas más y te enfadas, y no es fácil que se te vaya el cabreo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada