jueves, 7 de junio de 2012

El tiempo es eso que debería curar heridas y ayudar a olvidar, en mi caso hace completamente lo contrario. Cada minuto hace más presentes los momentos vividos, los recuerdos se hacen más fuertes y yo más vulnerable. El tiempo pasa a ser insignificante ante tales sentimientos, con el tiempo crecen y la razón se pierde. Debería darle tiempo al tiempo para arreglarlo todo. Ahora comprendo que el tiempo va más rápido que yo, es más listo y más letal, el tiempo me supera y el 'tic tac' me desespera. Las horas pasan, yo espero y todo sigue igual.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada