jueves, 28 de junio de 2012

Infinito odio a una sociedad a la que le importa más una cara bonita, a un gran corazón; a la que le importa más los billetes que alguien tenga en el bolsillo, a los sentimientos que esa persona siente. Aquí todo se puede comprar, todo tiene un precio, si lo puedes pagar bien, sino te aguantas. Sigo pensando que somos injustos unos con otros y la vida con nosotros pero eso a nadie le importa. No importa lo que como persona valgas, para ser alguien debes ser como el resto quiere. Yo prefiero ser nadie y seguir siendo yo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada