lunes, 4 de junio de 2012

Se nos olvida muy rápido que todo el mundo tiene sentimientos, toda persona es capaz de sentir lo mismo que tú sientes. Cualquier persona una o otra vez en sus días se ha sentido mal, ha querido llorar o ha necesitado de alguien que lo animara. Y es que, en realidad, todos necesitamos los unos de los otros por mucho que a veces intentemos hacernos los valientes. ¿A quien no le sienta bien un '¿Qué te pasa?'? ¿A quien no le gusta que alguien esté dispuesto a escucharle? ¿Quien no quiere sentir que se preocupan por él? No cuesta mucho preocuparse por alguien y a ésa persona le es de gran ayuda. Algunos por muy hundidos que estén siempre tendrán quien les seque las lágrimas, mientras que otros se quedan sufriendo en silencio para no molestar. Por otra parte, deberíamos pararnos a pensar antes de soltar según que palabras, que para nosotros no pueden significar nada pero pueden destrozar a la otra persona, y también deberíamos pensar en qué situación se encuentra una persona antes de juzgarla, ya que no sabemos el porqué de su actitud. Que si todos pensáramos un poco más en los demás antes de actuar y nos preocupáramos por ellos quizá todo iría un poco mejor. Es muy fácil juzgar a alguien, especular sobre su vida o reírse de él, igual de fácil que pensar un poco en como se siente, pero es mucho más divertido lo primero, ¿no?

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada