sábado, 20 de febrero de 2016

Barcelona a su lado.

XIX. Por primera vez, alguien dejó Barcelona en la sombra; ni las calles, ni su belleza, importaban a su lado. Esa tarde Barcelona se quedó pequeña. Llegó el hinvierno de verdad pero no para ellos dos, el frío de dentro desapareció por plazas y calles, sentados en bancos, rozando sus labios al atardecer. La ciudad más bonita quedó a la sombra de la bella magia entre dos personas que se encuentran por primera vez.

A. Masip

'Yo, que no esperaba a nadie y tú, que supiste como llegar'

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada