sábado, 13 de febrero de 2016

Superación

Siempre suelo escribir triste pero es que el escribir es mi forma de escapar de la tristeza, dejándola en el papel y quedandome vacía; por un día voy a dejar aquí una muestra de superación, un motivo de alegría y algo por lo que seguir siendo feliz, pase lo que pase. Haber tenido un tumor en la cabeza te hace relativizar tus 'problemas' y vivir las pequeñas cosas con más pasión. Pasada la tormenta todo se basa en 'he superado esto, puedo con todo'. Las pequeñas cosas de la vida te parecen un buen motivo para valorarla, cada pequeño detalle pasa a ser algo grande. Hay problemas que dejan de parecerte problemas, se quedan en preocupaciones mínimas y es que al pasarlo mal por tu salud llegas a ver que tú eres lo que importa, debes estar bien y disfrutar de todo lo que puedas. El tópico de que la vida son dos días es bien cierto, creedme; y solo te lo planteas realmente cuando te pasa algo grave. En verdad, te lo replanteas todo mientras lo estás pasando mal, y una vez vuelve la calma eres feliz con poco, con muy poco porque tener una vida que vivir ya es mucho. Puedo añadir que si Dios existiera no haría pasar a nadie por cosas similares; lo he superado, si, pero no gracias a Dios, el único Dios que conozco ha sido el médico que me operó y la doctora que me encontró qué me pasaba. Aunque por otra parte, creo, que todo pasa por algún motivo y si he pasado por esto me quedo con las cosas buenas que he ganado, que, aunque parezca mentira, las hay.

A. Masip


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada