jueves, 11 de febrero de 2016

Cosa de dos

Se equivoca pero nadie puede decirle nada. Quién no se deja querer no tiene una cura fácil y quién quiere demasiado acaba enfermando. Quiso a quién no supo ver sus defectos como algo precioso, se cansó, pero luego rechazó a quién lo queria incluso a pesar del rechazo. Dicen que el amor es bonito pero será el que es correspondido. Hay amores que matan de locura, por querer demasiado o por ser querido muy poco. Las cosas de dos no siempre salen bien, menos aún cuando uno no quiere ponerle ganas.

A.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada