miércoles, 3 de febrero de 2016

Nieve en el andén

Estación, de madrugada. Frío y un gris amanecer, el sol no ha querido ni salir. El cielo intenta nevar pero sus fuerzas alcanzan tan solo para una fina lluvia. Ojos fijados en los raíles, de fondo se oye el anuncio del siguiente tren, no lo escucha, sabe que no es ése; espera, como cada día, el tren de siempre, en la vía de siempre, todo igual como todos los días de invierno, sigue sin nevar. Hace frío pero no es el frío agradable que tanta nostalgia le causa. Desvía la mirada al otro andén: él. Ojos clavados en los raíles, espera el tren que acaban de anunciar. Sigue sin nevar. Uno de los dos espera en la vía equivocada. Entra el tren en la estación y ella deja de verlo. El tren arranca y se va pero... él sigue al otro lado. Desvía la mirada al andén de enfrente: ella. Un copo de nieve. Anuncian otro tren. Él cruza las vías. Llega un nuevo tren a la estación. Los dos suben. El tren se va. La estación se hiela. Por fin, empieza a nevar.

A.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada