martes, 28 de febrero de 2012

Fingir que nada me afecta, que ya nada me importa y seguir callando. Nada me merece la pena ahora mismo. Puede que cada día me sienta peor; por mi culpa, siempre, claro está... Quisiera ordenar mis sentimientos sin herirme a mi misma al intentar hacerlo.

Esto es como intentar suicidarse y morir en el intento. Buscar a alguien que entienda esto viene a ser otra misión imposible. Difícil encontrar siempre a alguien que te ayude a levantarte cada una de las muchas veces que caes...

Estoy muerta por dentro y estoy cansada, harta de vivir siempre huyendo del pasado. Soy cobarde, me he rendido más de una vez y ahora apunto en mi libreta esta historia incompleta, ya ni lucho, empiezan a ser todo páginas en blanco...

Me empiezo a dar miedo a mi misma con mis ganas de desaparecer una temporada del mapa; y creer que, realmente, no merezco ni una sola lágrima de nadie. Estoy sola en un silencio que molesta. Por mucho que he intentado sonreír nada ha terminado bien, la felicidad es demasiado efímera en mi libro.

Tantas ayudas recibidas y tan inmerecidas todas, intentar agradecerlas y salir perdiendo; escuchar te quieros que no son sentidos; fracasar en cada intento de hacer algo bien y dejar perder sueños que nunca serán cumplidos... Autoestima ni me queda y motivaciones menos. Ya no hay quien me saque una sonrisa.

¿Hoy es Lunes, Martes, Miércoles? Quizás puede que Jueves... No sé el por qué pero en mis ojos ya no llueve.

¿Dónde queda el sentido de mi vida ahora? Se me pasan hasta las ganas de escribir... No terminaré bien, eso es todo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada