miércoles, 22 de febrero de 2012

Me quitó mi soledad pero no me prestó su compañia eternamente, con esto es cuando me pregunto ¿para qué apareció? Por su culpa ahora respiro por pura rutina y mis pensamientos no sobrepasan los recuerdos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada