jueves, 4 de septiembre de 2014

A quién....

Hasta la mejor de las personas y el más grande de los corazones se cansa de sufrir por algo, y más si el algo es una persona de las que duelen y sin ya ni existir hacen daño. No se halla ninguna maldad en el interior de un buen corazón herido, tan solo cicatrices no merecidas. Nada puede doler eternamente y menos algo causado por motivos incoherentes y pocas ganas de haber hecho feliz a quién te quería.

A quién perdería la luna por contemplar estrellas, a quién nunca ha merecido una sonrisa mía y aún menos una de mis lágrimas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada