domingo, 7 de septiembre de 2014

Hay quien no sabe diferenciar entre las personas que son casa y las que son hogar. Me da tan igual mostrar mis sentimientos en el papel, no tengo nada que esconder, ni motivos para callar; como si tuviera algo por lo que avergonzarme... todo lo contrario. Prefiero soltar el dolor a letras que ir hiriendo a personas ajenas. La empatía de la gente es tan escasa y sería tan necesaria.... El pasado de lo que pesa ya cansa, una tortura constante que no desaparece ni a golpes y empiezan a dar asco algunos sentimientos. Que no es soledad si sabes estar a solas contigo y todo es felicidad si sabes jugar las cartas. Ya no importa, ya no duele, ya me la pela; con todo el amor del mundo.

'Te daría el cielo pero lo tengo prohibido, nunca supe dar lo que nunca he recibido'

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada