lunes, 8 de septiembre de 2014

Adiós

Siempre necesitas ese golpe que te lo hace ver todo distinto. Las despedidas nunca son de mi agrado y más cuando te llevan a replantearte gran parte de toda tu vida hasta el momento. Un simple adiós a una persona importante, no es un hasta nunca pero es una despedida. Despedida que, desde hoy, marca uno de los más grandes cambios hasta el momento en muchos de los aspectos de esta mi desordenada vida. De un día para otro lo cambio todo, no es un 'basta ya' es un 'empezar de cero'.

Irónico que sea hoy otra vez una noche del 8 al 9 de septiembre.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada