martes, 29 de noviembre de 2011

*

Salió del metro con la música sonando en los auriculares, como cada día, eso la ayudaba a mantenerse despierta durante todo el trayecto, también a sentirse mejor o peor dependiendo de la canción que eligiera. Miraba a los demás, no con prepotencia ,pero si son con un pequeño toque de superioridad; ese día era capaz de comerse el mundo. Pasó tranquilamente las ruidosas puertas de la salida del metro y subió las escaleras que daban a la calle, al salir al exterior un cortante frío acarició sus rosadas mejillas. Un escalofrío recorrió su cuerpo, sabia muy bien que ese día no era especial pero tampoco seria del todo normal.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada